EL DESPIDO OBJETIVO POR FALTAS DE ASISTENCIA AUN JUSTIFICADAS

INTRODUCCIÓN

El Estatuto de los trabajadores en su artículo 52.d) regula entre las diversas causas de despido objetivo, la extinción contractual por faltas de asistencia al trabajo aun siendo justificadas.

Por tanto, la empresa tiene la potestad de extinguir la relación laboral por absentismo laboral, aunque las faltas al trabajo estén justificadas a través de un despido objetivo. Pero para ello deberá concurrir una serie circunstancias específicas que vienen reguladas en el citado artículo 52.d) del E.T.

REGULACIÓN DEL DESPIDO

El artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores regula y permite la extinción contractual por causas objetivas, siempre que se cumpla uno de estos parámetros:

  • Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles.
  • Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 25% de las jornadas hábiles en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.   

INASISTENCIAS NO COMPUTABLES A EFECTOS DE DESPIDO

El citado artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores, excluye del cómputo de falta de asistencia las siguientes:

  • Las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma.
  • El ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores.
  • Accidente de trabajo.
  • Maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia.
  • Enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia.
  • Paternidad, licencias y vacaciones. Se incluyen tanto los permisos retribuidos como los no retribuidos, siempre que estén justificados y reconocidos por la empresa.
  • Enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos.
  • Bajas por incapacidad temporal motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.
  • Ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

LA INTERMITENCIA DE LAS FALTAS

Una vez enumerada las ausencias justificadas no computables, se desprende que el objeto de la norma, está pensando no en una ausencia prolongada que supere los porcentajes señalados, sino en faltas ausencias reiteradas o repetidas aunque sea por diferentes causas, y con carácter intermitente y de corta duración.

Hay que tener en cuenta que las bajas intermitentes, no consecutivas, por la misma etiología o enfermedad, si son inferiores a veinte días cada una de ellas, computan para el despido aunque la suma total de estas no exceda de veinte días, precisamente por su naturaleza de faltas de asistencia intermitentes.

COMPUTO DE LAS AUSENCIAS A EFECTOS DEL DESPIDO

Para implementar esta causa extintiva es preciso, en primer lugar, determinar el número de jornadas hábiles de cada mes. Para ello debemos tomar el calendario laboral del trabajador, y no de la empresa o del centro de trabajo, si este fuese distinto, descartando aquellos días que coincidan con los descansos reglamentarios y los de disfrute de vacaciones del trabajador. De esta manera, obtendríamos el total de jornadas hábiles para computar las ausencias.

Por tanto, se debe determinar si el absentismo supera uno de los dos parámetros regulados por la norma en el artículo 52.d).

En ambas circunstancias las ausencias deben estar circunscritas a efectos de cómputo en un periodo de 12 meses. Este citado periodo ha sido acotado en una reciente sentencia de unificación de doctrina (Sentencia 316/2018 de 19 Mar. 2018, Rec. 10/2016) por parte Tribunal Supremo, Sala Cuarta, de lo Social, dónde la fecha que se emplea para computar el período de doce meses establecido en el artículo 52, d) del Estatuto de los Trabajadores a efectos de determinar las ausencias del trabajador, será el día del despido.

TRAMITACIÓN DEL DESPIDO

La tramitación de este despido está sometida a los mismos requisitos de todos los despidos objetivos, y que por tanto, deberemos seguir las siguientes obligaciones:

  • Comunicación escrita al trabajador expresando la causa, indicando las jornadas hábiles de cada mes, los días de ausencia y causa de las mismas.
  • Poner a disposición del trabajador, simultáneamente a la entrega de la comunicación escrita, la indemnización de veinte días de salario por año de servicio.
  • Concesión de un plazo de preaviso de quince días, computado desde la entrega de la comunicación personal al trabajador hasta la extinción del contrato de trabajo.

BC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s